top of page

Así han sido las primeras horas de Vitor Roque en Barcelona

Vitor Roque, el fichaje estrella del mercado de invierno, ha llegado a Barcelona esta mañana y ya ha superado las pruebas médicas del club. El brasileño ha ilustrado su ilusión posando con una bufanda del Barça y ha declarado que es "un sueño hecho realidad".


La llegada de Vitor Roque a Barcelona es la crónica de la ilusión de un niño al cumplir su sueño. El tigre, que ha llegado en el aeropuerto a primera hora de la mañana proveniente del Brasil, ha despertado mucho interés entre los aficionados azulgranas y el entorno mediático. Mientras un tumulto de periodistas le esperaban en la salida del aeropuerto, el Tigre ha hecho su primer regate y ha esquivado la prensa para, minutos más tarde, aparecer en un mirador de la capital catalana posando con una sonrisa de oreja a oreja para las redes sociales del club. "Bienvenido a tu nueva ciudad", tuiteaba el Barça en X.


Después de apreciar Barcelona desde las preciosas vistas de Montjuïc, montaña desde donde intentará comerse el mundo, Roque ha descansado con su familia en el Hotel Sofía, antes de desplazarse a la Ciutat Esportiva Joan Gamper para conocer las instalaciones. Sin perder su imborrable sonrisa, ha posado con su nueva taquilla en el vestuario del primer equipo y, más tarde, ha hablado por primera vez para los medios del club. "Estoy muy contento con todo lo que ha pasado en mi vida. Es un sueño hecho realidad. Quiero aprender lo máximo con todo el grupo, disfrutar y con muchas ganas de querer la pelota, aprender y hacer goles", ha expresado.



Roque ha superado la revisión médica perfectamente y el viernes entrenará con el grupo bajo las órdenes de Xavi Hernández por primera vez. Aunque su debut puede hacerse demorar, la primera oportunidad para verle en acción con la azulgrana será en el duelo contra el Las Palmas en el archipiélago canario. Si no, el partido de copa contra el modesto Barbastro parece un escenario más plácido. El staff técnico decidirá.



Por la tarde, Vitor Roque ha salido en las oficinas del FC Barcelona para dejarse fotografiar con el escudo del club de fondo y alzando, con orgullo, una bufanda azulgrana. El brasileño ha aprovechado el momento para ponerse la afición en el bolsillo, besando el escudo del chándal que vestía. Carisma puro. El tiempo dictará si su fichaje ha sido un acierto o no, pero, desde luego, este día quedará grabado en la mente de la joven promesa.

CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS

bottom of page