top of page

Barça - Bayern de Múnich: Sin rastro de Pablo Laso

Los pupilos de Roger Grimau ofrecen una actuación memorable a un pabellón entregado. Los locales arrasaron a un rival que estuvo a punto de perder por 50 puntos de diferencia (98-59). Jabari Parker y Jan Veselý fueron los mejores de la noche y fueron ovacionados por los hinchas culés, los cuales concluyeron el choque cantando en un ambiente festivo.

Después de tres victorias consecutivas y dos de ellas lejos de casa, volvía la Euroliga a la Ciudad Condal. La afición azulgrana se reencontraba con un FC Barcelona líder e invicto, pero también con un viejo "enemigo", Pablo Laso. El ex entrenador del Real Madrid visitaba la cancha barcelonista tras haber dirigido a los blancos durante once temporadas. Pero ésta vez lo hacía al mando del conjunto bávaro.


No comenzaría satisfecho con el rendimiento de los suyos, ya que encajaban un 12-2 en contra. Nico Laprovittola seguía en el modo estelar que fulminó al Partizan la pasada jornada y el técnico vasco sacaba el carácter que lo caracteriza, valga la redundancia. Satoranský y Veselý secundaban al base argentino y los puntos no paraban de sumarse en un electrónico claramente favorable a los culés (20-9).

La efectividad del Barça en triples es la más alta tanto de Euroliga como de ACB y no es casualidad; Abrines se sumaba a la fiesta. Y es que el primer cuarto fue precisamente eso, un festival anotador donde los locales rozaron los 30 puntos (27-11). Tan solo Serge Ibaka y Devin Booker plantaban cara por parte del Bayern de Múnich. El pívot español ejercía de líder y arrancó el segundo parcial con ganas de revertir la situación (29-17). Sin embargo, su segunda falta personal llegó demasiado temprano y tuvo que marcharse al banquillo.


Tomáš Satoranský continuaba con su idilio desde el tiro exterior y Jabari Parker seguía luciendo como en Belgrado; la renta seguía aumentando ante unos germanos impotentes (37-22). Gracias a la aportación de James Nnaji, el FC Barcelona pudo mantener una ventaja tranquilizadora al descanso (43-27).

La segunda parte inició con Veselý y Oscar Da Silva enchufados y los blaugrana llegaban a los 20 puntos de ventaja (52-32). De hecho, Roger Grimau daba descanso al pívot checo y éste se marchaba ovacionado por la grada. El show no se detenía y aún así el Barça no bajaba su intensidad en defensa. A falta de tres minutos, los de Múnich se encontraban con un parcial de 12-0 desfavorable (64-35). Jabari Parker abusaba de Carsen Edwards en el poste bajo y se alcanzaba la máxima diferencia antes de un último período innecesario para ambos equipos (70-40).

El Palau Blaugrana disfrutaba de otra exhibición de los suyos y cantaba consciente de que la victoria se quedaba en casa. Serge Ibaka reflejaba la frustración de los alemanes en una falta antideportiva con un empujón sobre Willy Hernangómez. La única duda era saber si el Barça sería capaz de doblar en puntos a su rival (79-42). Faltaba una jugada galáctica y la culminó Nnaji machando un alley hoop. Brizuela tampoco quiso pasar desapercibido y encestó más triples para acabar de mermar al Bayern de Múnich. A punto estuvieron los azulgrana de llegar a los 100 puntos, pero aún así la paliza fue sonrojante (98-59).


CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS

bottom of page