top of page

El Barça se plantea separarse de Nike en 2024

El Barça estudia poner fin a la relación con Nike para unirse a Puma como proveedor de sus equipaciones oficiales.


El FC Barcelona tiene un contrato vigente con Nike hasta el 30 de junio de 2028, según el acuerdo firmado hace diez temporadas. Esta duración es típica en este tipo de acuerdos entre clubes y empresas de marca deportiva. La relación entre el club y Nike comenzó en 1998, y en 2018 se renovó este acuerdo, que consta de dos componentes: una parte relacionada con el patrocinio en sí, con un pago fijo para el Barcelona, y otra como proveedor de las camisetas, con componentes variables.


El club azulgrana, descontento en algunos aspectos con la marca técnica que actualmente viste al Barça, está en pleno proceso de negociación para conseguir un contrato más ventajoso. El objetivo es mejorar la situación financiera del club y obtener otras ventajas.



En el caso de que el Barcelona decida romper el acuerdo con Nike para aceptar la propuesta de Puma, el club tiene una solución preparada. Según el acuerdo firmado en su momento, el Barcelona tiene la opción de cancelar el contrato en cualquier momento sin incurrir en ninguna penalidad, aunque con una condición: debe comunicar por carta a Nike su intención de dar por terminado el contrato dos años antes de que la cancelación se haga efectiva. En otras palabras, si el Barcelona enviara hoy la carta a Nike, el acuerdo con la empresa estadounidense de ropa deportiva seguiría siendo válido hasta principios de 2026. Una vez alcanzada esta fecha, el Barcelona dejaría de tener relación con Nike y no estaría obligado a realizar ningún pago en concepto de penalización.


Actualmente, Puma es la opción más viable para el Barça, y según la información proporcionada por una periodista de Catalunya Ràdio, esta semana se han llevado a cabo reuniones entre el Barça y la marca deportiva, a pesar de que todavía no se ha tomado ninguna decisión definitiva.


Las ventajas del cambio


La marca alemana ha presentado una oferta económica que supera significativamente la de Nike y, además, amplía las condiciones para las ventas en línea. Nike actualmente limita las ventas del Barça a Europa, mientras que Puma está dispuesta a permitir que este servicio sea gestionado por el club a nivel mundial.


Además de los aspectos económicos, el Barça no está satisfecho con las condiciones actuales con Nike y ha expresado descontento sobre la calidad de los productos. Se han señalado problemas relacionados con la carencia de stock de productos Nike en varias ocasiones.

A pesar de todo, hay que tener en cuenta que Nike tiene un contrato vigente hasta el 2028. Si el Barça quiere cambiar de marca, será un reto romper la vinculación contractual antes de que finalice la temporada actual, a menos que estén dispuestos a asumir las penalizaciones para cancelar el contrato con Nike antes del plazo establecido.



En 1998, bajo la dirección de Josep Lluís Núñez, el FC Barcelona y Nike forjaron una alianza estratégica que resultó crucial para ambas marcas, propulsándolas con éxito a nivel internacional. Ahora, en la actualidad, nos encontramos posiblemente ante los últimos meses de esta histórica relación.

Comments


CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS