top of page

La gran oportunidad perdida en la Champions

Actualizado: 19 abr

Tras vencer al PSG en la ida de los cuartos de final por 2-3, el Barça dejó escapar la oportunidad de plantarse de nuevo entre los cuatro mejores equipos de Europa 5 años después, regalándole el pase a semifinales a los de Luis Enrique.


26 minutos fue lo que duró el partido del Barça. Minuto en que los de Xavi pusieron fin a su aventura en esta Champions 2023/2024. Tras un gol tempranero de Raphinha que dejaba la eliminatoria muy de cara con dos goles a favor en el global, llegaría la jugada que marcó el devenir de todo el partido. Pasó casi media hora de juego cuando Ronald Araújo tomó la decisión equivocada de jugarse la tarjeta roja. Todo ello, fruto de una jugada iniciada por el propio Araújo en la que él mismo perdió el balón. Luego sería Barcola quien le ganaría la posición tras un pase a la espalda que desencadenaría el lance en el que el ‘4’ del Barça derribó al delantero del PSG al límite del área de Ter Stegen, ganándose justamente la tarjeta roja. 

A partir de aquí cambió totalmente el guión del partido. Recital del Paris Saint Germain que aprovechó la superioridad numérica para someter a su rival. De hecho, antes del final de la primera parte los de Luis Enrique ya habían igualado el partido con un gol de Dembelé que llegaría tras una asistencia de Barcola que se paseó por toda el área culé llegando a pies del ex blaugrana sin que ni Koundé, ni Cubarsí, ni Iñigo Martínez, ni Joao Cancelo pudieran evitarlo. 


En la segunda mitad, el encadenamiento de errores no se disipó. En solo 4 minutos el PSG doblegó al Barça empezando por el 1-2 que llegaría en el minuto 55 tras un córner en corto del PSG mal defendido por los blaugranas. En esta ocasión fueron tanto De Jong como Robert Lewandowski los que llegarían tarde a la presión sobre Vitinha que materializó un tremendo zapatazo desde la frontal del área. 


Pero eso no fue todo. Dos minutos después y con la eliminatoria empatada, fue Xavi Hernández quien se borró del partido en el minuto 57. Y es que al de Terrassa se le cruzaron los cables al protestar de manera muy vehemente una falta que había sido clara por parte de Frenkie de Jong y dejó a su equipo a la deriva con prácticamente toda la segunda parte por disputarse. 


El escenario no podía ser peor cuando llegó el enésimo error del Barça. Solo sesenta segundos después que Xavi abandonara el área técnica, João Cancelo sentenció a su equipo. El portugués arroyó a Dembelé tras una entrada arriesgadísima sobre el francés que terminó con los tacos del propio João en el tobillo del ‘10’. Penalti y gol de un Mbappé que hasta ese momento había estado prácticamente desaparecido. 



Precisamente fue él,  ‘Donatello’, quien rubricó la remontada con el definitivo 1-4 en una triple ocasión después de una contra francesa con dos paradas pletóricas de Ter Stegen incluidas. Donde el alemán ya no pudo hacer nada, fue en el tercer remate parisino, obra de Kylian Mbappé tras un afortunado balón rechazado que cayó en sus pies. 


Con esa jugada y un tiempo añadido de 7 minutos sin recompensa culé, el partido llegó a su final y la expedición del Barça en Champions también. El PSG remontó la eliminatoria no por mérito propio, sino por demérito del FC Barcelona. El Barça fue condenado por sus propios errores. Errores que, como todos sabemos, en Champions se pagan muy caros.

Comments


CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS

bottom of page