top of page

Las notas del 'Clásico'

En una noche nefasta del Barça durante la final de la Supercopa de España, muchos jugadores quedan señalados, tanto por su actitud como por su rendimiento. Los errores en defensa, el poco peligro generado arriba y la inferioridad en el centro del campo, hacen que pocos futbolistas se salven de las críticas.



Iñaki Peña (4): El portero se vio impotente en los cuatro goles que encajó, aunque falló en el primero en el que no salió a tiempo para detener a Vinicius. En el mano a mano contra el brasileño se venció muy fácil y el delantero definió casi a placer. Aún así, detuvo un potente disparo de Rodrygo, sacó bien el balón desde atrás y estuvo a punto de impedir el tanto de penalti.


Koundé (2): A pesar de que el francés ocupó el puesto de central como a él le gusta, Vinicius le cogió la espalda en el primer gol, y en el cuarto le regaló el esférico a Rodrygo. El ex del Sevilla no fue contundente en la interceptación del último gol y perdió de vista a su marca durante todo el choque. Sin duda, fue el peor de la defensa blaugrana.



Araújo (4): De nuevo el uruguayo tenía la misión de anular a Vinicius como venía siendo costumbre, pero ésta vez el brasileño lo superó en velocidad en el segundo gol. Además, el charrúa cometía el penalti del 3-1 sobre el extremo madridista y fue expulsado por doble amarilla a falta de veinte minutos, dejando a su equipo con diez. Aún así, evitó que la sangría fuese todavía mayor.


Christensen (3): El central se equivocó al ir a presionar a Bellingham en el primer gol y el británico pudo conectar muy fácil con Vinicius para que éste anotara el 1-0. Y en el segundo, Rodrygo le coge la espalda para asistir a su compatriota.



Balde (3): Si algo caracteriza al lateral izquierdo del Barça es su aportación ofensiva, pero ayer el canterano fue menos incisivo de lo habitual. Errático en los pases y controles, estuvo muy condicionado por las subidas de Carvajal y las caídas a banda de Rodrygo. Además, el cambio de sistema le afectó y se quedó en terreno de nadie en varias ocasiones.


Frenkie De Jong (6): El neerlandés suele ser el motor del FC Barcelona; sobre él giraba la posesión azulgrana y se ofrecía a los apoyos de sus compañeros en todo momento. Gracias a él, los blaugrana superaban la presión madridista y rompía líneas rivales con sus arrancadas. Aún así, apenas se acercó al área contraria, por lo que sus pases fueron de conservación e irrelevantes.


Sergi Roberto (3): Muy lejos del nivel que estaba mostrando en los últimos partidos, el capitán no pudo aguantar el ritmo tan físico del encuentro y tuvo que ser sustituido por Xavi. La potencia de Valverde lo consumió defensivamente y no llegó desde la segunda línea al ataque como suele hacer.


Gündogan (3): El que un día fue líder del vigente campeón de Europa, sigue sin mostrar todo su potencial y además se le ve muy cansado. El germano no fue capaz de igualar las fuerzas de los centrocampistas del Real Madrid ni de nutrir a los delanteros del Barça.


Pedri (5): Xavi daba la sorpresa con el cambio al 4-4-2 ante la necesidad de sacar al centrocampista canario, el cual se salió ante Osasuna cuando entró. Sin embargo, es evidente que tras salir de la lesión necesita minutos para soportar la intensidad de un encuentro importante. De todos modos, intervino en la creación y ayudó en defensa hasta que fue cambiado.


Ferran Torres (6): La falta de puntería fue su condena, pero nunca negocia el esfuerzo, presionó hasta que no pudo más y marchó al banquillo. Fue quien más puso a prueba a un Lunin que salvó todos sus disparos. Tuvo en sus botas una ocasión clara para comenzar por delante.


Lewandowski (6): El polaco dio esperanzas al Barça cuando transformó el 2-1 gracias a un gol espectacular. Ya había avisado en una volea anterior, pero la segunda que tuvo fue para adentro. Se "peleó" con Rüdiger y Nacho durante toda la final, aunque no pudo intervenir demasiado debido a la defensa en bloque bajo del Real Madrid.



Lamine Yamal (4): Salió para agitar el ataque azulgrana cuando Xavi regresaba al clásico 4-3-3, pero diez minutos más tarde llegaba la expulsión de Ronald Araújo. No pudo superar la corpulencia de un Ferland Mendy que no desguarecía su espalda. Sin embargo, se esforzó en la recuperación y luchó por cada balón.



Joao Félix (6): El luso volvía a ser suplente, pero esa rebeldía hizo que en poco tiempo dejara su sello de calidad. Se fabricó la jugada del partido con un control acompañado de un sombrero sensacional, pero su tiro se topó con un Lunin bien posicionado. También se las tuvo con Rüdiger.


Fermín López (6): El canterano ejerció de Gavi y mostró su rabia por lo que estaba sucediendo en el terreno de juego. Fue al límite en cada jugada y defendió el escudo sin tener en cuenta el marcador. Aunque también entró cuando la final estaba sentenciada y quizá debería haber salido de titular.


Comentários


CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS

bottom of page