top of page

Las notas positivas contra el Athletic Club

Aunque la eliminación copera deja muy mermado mentalmente al equipo y la derrota supone la pérdida de otro título en tan solo diez días, se pueden extraer varios aspectos optimistas de cara a un futuro prometedor.


Tras dejar escapar otro trofeo, el cual se antojaba como el más sencillo, cuesta extraer buenas noticias. Sin embargo, pese al duro revés, hay pequeños atisbos de esperanza para el Barça. Bien es cierto que la plantilla sigue generando dudas, las cuales comenzaban a despejarse después del triunfo en Salamanca y la consolidación en el Benito Villamarín. Aún así, el varapalo ha frenado en seco dicha evolución, pero ésta sigue su marcha a través de los jóvenes: Balde, Fermín López, Lamine Yamal, Gavi, Pedri, Héctor Fort, Cubarsí, Araújo, Marc Guiu...


La Masía parece la mejor solución para un equipo impredecible que es capaz de generar ocasiones y marcar, pero a la vez de encajar y conceder con facilidad a los rivales. Ante los leones, Xavi Hernández apostaba por un Lamine Yamal que pasó de héroe a villano. El extremo fue el mejor futbolista del FC Barcelona con su golazo en el 1-2, pero quedó señalado por sus errores en dos ocasiones manifiestas. De todos modos, nada se le puede reprochar a un jugador de apenas 16 años y que fue, de lejos, el más desequilibrante de los delanteros blaugranas.



Héctor Fort también dio un paso adelante y tuvo que salir a los veinte minutos por un Balde que se retiró lesionado. El canterano suele ocupar la posición de lateral derecho, pero cumplió con creces en la izquierda. De hecho, el técnico culé ya ha contado con él en otras ocasiones para jugar a pierna cambiada. Tapó perfectamente a Adu Ares en la primera mitad y en la segunda sujetó a un Iñaki Williams que salió de refresco. Se entregó a fondo y por ello acabó con calambres, pero se mostró muy seguro corriendo a la espalda, no perdió un balón en la salida desde atrás y fue expeditivo en los duelos.


Ronald Araújo también es un símbolo de la nueva generación o nueva era, como él mismo la llamó. Con el brazalete de capitán, el barcelonismo tiene un líder que puede marcar una época. El uruguayo fue crucial para que los vascos no consiguieran anotar todavía más. A pesar de sus molestias en la rodilla, aguantó todo el partido y terminó en el área contraria en busca de la épica. Por otro lado, Iñaki Peña, al igual que el charrúa, atajó todo lo que pudo y sigue demostrando que tiene nivel para suplir a Ter Stegen e incluso ser titular.



Otro que está sobradamente preparado para contar con más minutos es Pau Cubarsí, el cual entró para dosificar a Christensen y siguió en la misma línea que en los últimos encuentros. El central cuenta con la confianza de un entrenador que siempre habla bien de él y con razón. Disputar una eliminatoria de Copa del Rey, en San Mamés y frente al Athletic Club, no solo no le pesó, sino que se impuso en el juego aéreo a Villalibre y filtró balones a los centrocampistas con facilidad.

Comments


CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS