top of page

Sin Frenkie, pero con Gavi, Ansu y Alba

Los barcelonistas de la Selección Española se enfrentarán a los croatas en la final de la UEFA Nations League.


A pesar de la eliminación del país anfitrión, el Barça tendrá representación en la final de la UEFA Nations League. Frenkie De Jong cuajó una gran actuación frente a Croacia, pero no pudo impedir la derrota por 4-2. El neerlandés fue el motor de los tulipanes dirigidos por otro culé, Ronald Koeman, el cual vio como su combinado sucumbía en la prórroga. Sin embargo, Gavi, Ansu Fati y Jordi Alba sí que jugarán el domingo con el objetivo de alzarse con el título.


La Selección Española comenzó abriendo la lata pronto gracias al gol de Yeremi Pino. Aunque dicho tanto llevaba el sello de Pablo Martín Paéz Gavira. El azulgrana provocó el error de Bonucci gracias a su intensidad en la presión e hizo que el central experimentado perdiera el balón en la frontal del área. El extremo del Villarreal aprovechó para hacerse con el cuero y lo mandó a guardar para poner el 1-0 en el casillero en tan solo 3 minutos de semifinal.


Luis de la Fuente plantó una línea de presión muy adelantada con 4 futbolistas: Yeremi y Rodrigo Moreno tapando a los carilleros italianos, mientras que Gavi adelantaba su posición junto a Álvaro Morata para encimar a Bonucci, Tolói y Acerbi. A raíz de ese planteamiento ofensivo, nació la jugada del primer gol del choque. Sin embargo, eso llevaba a que el equipo quedara partido con mucho espacio entre el centro del campo y la delantera. Merino y Rodri formaban un doble pivote dejando a Gavi por detrás del delantero madrileño.


El centrocampista del Barça fue generoso en los esfuerzos y se desgastó mucho defensivamente en los primeros minutos. Italia reaccionó bien al gol en contra e impuso un ritmo vertiginoso y eso provocó un cúmulo de transiciones rápidas por parte de ambas selecciones. De hecho, en el minuto 11, la Azzurra empató gracias al penalti transformado por Ciro Immobile. Gavi se encontraba aislado cuando España replegaba; la defensa estaba muy hundida en el área y eso arrastraba a Merino y Rodri. Nicolò Barella y Jorginho aprovecharon esos huecos, jugaban a placer y se adueñaron del esférico generando problemas a la roja tal y como se vio en el gol anulado a los veinte minutos de encuentro.


A pesar de ello, Gavi era de lo mejor de España yendo a los apoyos en corto y pidiendo la pelota en todo momento. Gracias a su valentía ya conocida por todos, hizo que casi lograra rematar de cabeza un centro lateral de Navas, elevándose entre los centrales rivales.


Tuvo menos participación de lo que cabía esperar debido a estar demasiado incrustado en la zaga italiana. Por ello buscaba alternativas para ser más protagonista y cuando el ariete del Atlético de Madrid venía a recibir, Gavi se dejaba caer a banda derecha donde ya lo hemos visto en el FC Barcelona. Aún así fue preso del planteamiento táctico del seleccionador español; posicionado casi a la misma altura que Morata, muy marcado por los tres centrales y las ayudas de los mediocentros, especialmente Jorginho.


En el segundo tiempo, Gavi se acercó más a Rodri y Merino, lo que provocó que España se hiciera con la posesión, aunque de forma estéril. Llegada la hora de partido, Mancini sustituyó a Jorginho y a Immobile para dar entrada a Cristante y a Chiesa reforzando aún más el centro del campo. Barella cayó a banda derecha y Frattesi y Cristante fueron la sombra de Gavi hasta que en el minuto 68 fue cambiado por el mediapunta cántabro del Real Betis. Puede que la tarjeta amarilla recibida en el minuto 56, condicionará al entrenador para prevenir una posible expulsión.


Jordi Alba tampoco pudo lucir como le hubiera gustado. El lateral azulgrana tuvo poca profundidad por banda izquierda ya que Yeremi Pino estaba muy abierto y no permitía sus internadas por el exterior. De hecho, su primer centro fue al borde del descanso. Aunque el capitán no estuvo exigido en defensa, su frustración se vio reflejada en una amonestación por protestar antes de ir a vestuarios. Al inicio de la segunda mitad, España adelantó filas y eso permitió a Jordi estar más cerca del área, aunque por zona interior alejado de la banda para intentar filtrar balones por dentro. En el minuto 65, un resbalón del ya ex azulgrana permitió que Frattesi tuviera una ocasión clara de gol, la cual tuvo que resolver Unai Simón con una gran demostración de reflejos. En el 73, él mismo fue el héroe anticipándose a un Barella que ya esperaba el remate a placer.

Por su parte, Ansu Fati volvió a enfundarse la camiseta nacional después de su testimonial paso por el Mundial a las órdenes de Luis Enrique. De hecho, antes de la media hora de partido, Luis de la Fuente ya puso a calentar al extremo culé, al igual que a Marco Asensio. Aunque el balear ingresó en el terreno de juego en el descanso. Más tarde, cuando el canterano culé se quitó la cadena para pisar el césped, todo hacía indicar que sería el segundo cambio del seleccionador, pero fue Sergio Canales quien se le adelantó esta vez. Aunque a la tercera fue la vencida y en el 73, Fati ocuparía la posición de Pino en el extremo izquierdo. Con la entrada del de La Masía, Jordi Alba pudo subir por el costado mientras Fati buscaba internarse cerca del área. Dicha conexión blaugrana fue un éxito y partícipe en el gol de Joselu, que dio el triunfo a la selección en las postrimerías del choque (2-1).





CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS

bottom of page