top of page

Un Clásico de San Fermín

El Barça se llevó la victoria en el primer Clásico de la temporada tras vencer al Real Madrid por 3 a 0. El público de Texas disfrutó de un choque vibrante e igualado a pesar del resultado. Gracias al triunfo, los azulgrana logran resarcirse de la derrota sufrida en su primer encuentro y dan muy buenas sensaciones.

Barça y Real Madrid volvieron a verse las caras de nuevo en Estados Unidos. A pesar de ser un partido de preparación, dicho enfrentamiento siempre genera el morbo propio del mejor duelo del mundo. No existen los amistosos entre ambos y por ello, el AT&T Stadium de Arlington se llenó hasta la bandera para vivir el espectáculo (82.026 espectadores).


El FC Barcelona se presentaba con la necesidad de mejorar su imagen tras la derrota frente al Arsenal en su primer partido de la pretemporada. Los 'gunners' superaron a los azulgrana por 5-3, mientras que los blancos llegaban tras vencer por 3-2 al Milan y 2-0 al Manchester United. Xavi Hernández apostó por un once que podría ser perfectamente el de gala, compuesto por: Ter Stegen, Koundé, Christensen, Araújo, Balde, Oriol Romeu, Gündogan, Frenkie De Jong, Pedri, Dembélé y Lewandowski. Un sistema híbrido entre el 4-3-3 y 4-4-2 con el canario ayudando a los centrocampistas en la creación y metiéndose por dentro en ataque. Marcos Alonso, Dest, Raphinha y Abde fueron los cambios respecto a los elegidos frente al Arsenal.

Por su parte, Carlo Ancelotti dio entrada a Courtois, Mendy, Militao, Alaba, Carvajal, Tchouaméni, Bellingham, Valverde, Camavinga, Rodrygo y Vinicius. El italiano confeccionó una alineación muy similar a la que podría ser la titular durante esta temporada.

Alineación del Real Madrid. Fuente: @realmadrid

Como era de esperar, el técnico blaugrana situó a Ronald Araújo como lateral derecho y a Jules Koundé junto a Christensen, para intentar anular la velocidad de Vinicius. Desde el primer momento, los culés se asociaban y no temían salir con el esférico desde atrás. Frenkie De Jong era la pieza sobre la cual el Barça iniciaba la posesión; el holandés retrasaba su posición para construir. De hecho, en el minuto 3, Oriol Romeu, tras una larga combinación colectiva, tuvo la primera ocasión clara del partido. El de Ulldecona voleó el cuero, pero lo estrelló contra el larguero.


El aviso despertó a un Real Madrid que reaccionó de forma inmediata y generó más peligro en los primeros 10 minutos. Aún así, fue el Barça quien se adelantó en el marcador después de culminar una jugada de pizarra fantástica. En el minuto 15, Ousmane Dembélé fusiló al portero belga de un derechazo cruzado para poner el 1-0 en el luminoso. Pedri, además de asistir al galo, era indetectable para los blancos. Xavi formó un rombo en el centro del campo con Romeu de pivote, Frenkie de interior derecho, Gündogan de izquierdo y el español por detrás de Lewandowski.

Cinco minutos más tarde, Vinicius Jr pudo empatar el choque desde el punto de penalti, pero el brasileño erró el lanzamiento mandando el balón al travesaño. El colegiado señaló la pena máxima por mano del central uruguayo, pero el carioca desaprovechó la ocasión. Antes de alcanzar la primera media hora, Christensen fue sustituido por Eric García, un relevo que apuntaba a una posible lesión del danés. Un minuto después, el guardameta germano se empleó a fondo para detener un libre directo ejecutado por Rodrygo Goes.


En el minuto 40, se caldeó el Clásico tras dos ocasiones claras para ambos equipos. De hecho, hubo una pequeña tángana entre los futbolistas tras una entrada de Frenkie De Jong sobre Eder Militao. Ilkay Gündogan también se vio obligado a abandonar el terreno de juego por molestias y Sergi Roberto saltó al césped. Al igual que Ferland Mendy, posiblemente el peor del Real Madrid en la primera mitad, para que entrara Fran García.


Antes del descanso, Marc André Ter Stegen volvió a salvar al Barça del empate en un remate a placer de Rodrygo muy cerca de la portería. Ambos equipos ponían rumbo a los vestuarios tras una primera mitad frenética y muy igualada, pero con el FC Barcelona por delante. El segundo tiempo comenzó igual que el primero, es decir, con el mediocampista neerlandés manejando el balón a su antojo. Los blaugrana monopolizaban el cuero y arrancaron mejor tras la reanudación.


Ancelotti cambió su centro del campo recurriendo a Modric y Kroos para dar descanso a Valverde y Camavinga. 'Carletto' pasaba de un centro del campo físico a uno creativo para intentar arrebatarle el esférico al Barça. Inmediatamente después, Aurélien Tchouaméni veía como el larguero volvía a arrebatarle el empate al Real Madrid. Pasada la hora, Xavi recurrió a Fermín López y Raphinha, para que Pedri y Dembélé se fueran al banquillo. En el 72, marchaba Bellingham y entraba Joselu por parte de un Real Madrid que cambiaba a 4-3-3 para tratar de conseguir la igualdad en el marcador.


El técnico catalán siguió repartiendo minutos y, a falta de un cuarto de hora para el final, realizó cuatro cambios: Ansu, Marcos Alonso, Abde, Ferran Torres y Dest por Lewandowski, Araújo, Oriol Romeu y Frenkie De Jong. Acto seguido, Vinicius casi logra el gol de los blancos, pero el balón se marchó rozando el poste. En el minuto 82 entró Brahim Díaz por Rodrygo, pero fue Fermín López quien lograría el 2-0 gracias a un zurdazo inapelable que el canterano coló por la escuadra. Golazo del de La Masía que se estrenaba como goleador con el primer equipo, nada más y nada menos que en un Clásico.

Tuvo dos oportunidades claras el Real Madrid; una en las botas de Vinicius, otra vez contra el larguero y en la cabeza de Joselu en el 89. Pero Fermín López volvía a lucirse asistiendo para que Ferran Torres sentenciara el partido poniendo el 3-0 final. Una victoria contra el eterno rival que sirve para coger confianza, tras el pinchazo contra el Arsenal, y fuerzas para el próximo encuentro frente al Milan.






Comments


CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS