top of page

La previa: Amberes-FC Barcelona

Tras la derrota contra el Girona por 4-2 el Barça debe cambiar el chip y centrarse en el partido de Champions. La situación del club es delicada y los 2'8 millones de euros que paga la UEFA por victoria son vitales para el club.


El FC Barcelona cierra la fase de grupos de la Champions League en Amberes en un ambiente negativo. El mismo ambiente que lleva arrastrando el equipo toda la temporada, con los altibajos en el juego y resultado, permite que el entorno culé empiece a replantar muchas cosas. Entre ellas el entrenador del equipo, aunque el equipo siga vivo en todas las competiciones. La derrota contra el Girona hizo más daño del que ninguno pudiera a ver imaginado. El juego y la poca autocrítica hace que aún haya más critica y revuelo por la tónica que sigue el equipo esta temporada.


No ayudó a serenar los ánimos la decisión de incluir en la convocatoria a Lewandowski, Araujo y Gündogan, tres futbolistas que se habían quedado fuera por decisión técnica, para darles descanso. Los planes, pese a todo, siguen siendo los mismos porque el equipo se juega muy poco, ya clasificado virtualmente como primeros de grupo. Sin embargo, y mucho más que los 2,8 millones que el Barça ingresaría por la victoria, hay mucho en juego. El 5-0 de la ida y la exigencia que rodea al proyecto impide regresar de Amberes con un resultado que no ayude a cerrar heridas que, pese a las victorias ante Porto y Atlético, siguen supurando.

Jugar, convencer, ganar y cambio de mentalidad es la única receta para un partido que puede ser trámite y trampa a la vez, que no puede ser tomado a la ligera por un equipo que no va sobrado de alegrías en la Liga, pero que debe seguir soñando en grande porque, de no ser así, no merecería lucir el escudo en el pecho. Xavi fue muy claro en la rueda de prensa matizando qué significa estar "en construcción". Lo hizo exhibiendo su pasado reciente como entrenador, pero avisando de que aquí solo sirve seguir ganando: "Lo que tenemos que hacer es ganar. Y es lo que se está haciendo. Si no hubiéramos ganado una Liga y una Supercopa, igual ya no estaríamos en construcción porque ya no estaría aquí".



Ahora mismo solo vale ganar y, además, debe mostrar clara superioridad en juego, ritmo y nivel. Lo sabe Xavi y lo saben en el palco, desde donde siempre aparecen algunas voces cuyo timbre nervioso no ayuda en nada a sosegar los ánimos normalmente encendidos de forma habitual en el entorno. Xavi, mientras, sigue a lo suyo: "No he leído prácticamente nada". Si no fuera así, sería imposible. "Podemos y debemos jugar mejor. En eso estamos. Creo que estamos a mitad de camino de hacer un Barça grande y así lo siento". Y, en el fondo, eso es lo único válido a día de hoy, cuando el equipo se mide a un rival que no debería plantear problemas, que no ha sumado ni un solo punto en lo que va de Champions y que, en el fondo, no tiene nada que perder, mucho menos que, aunque suene a chiste, un Barça que llega clasificado y a noventa minutos de hacerlo como líder del grupo.


Jugarán los menos habituales y los que tienen menos minutos. Una prueba para que los jugadores con menos oportunidades den un paso adelante y muestre que pueden ser titulares y provocar una competitividad sana dentro la plantilla. La exigencia es tan intensa que cualquier contratiempo se examinará como un desastre. Esto es el Barça.


Convocatorias

Royal Antwerp FC: Butez, De Wolf, Lammens; Wijndal, Coulibaly, Alderweireld, Bataille, De Laet, Van den Bosch; Vermeeren, Keita, Ekkelenkamp, Yusuf, Kerk; Balikwisha, Muja, Janssen y Ilenikhena.


FC Barcelona: Cancelo, Balde, Araujo, Ferran, Pedri, Lewandowski, Raphinha, Iñaki Peña, Joao Félix, Christensen, Romeu, Sergi Roberto, Gündogan, Kounde, Astralaga, Lamine Yamal, Alarcón, Casadó, Kochen, Fermín, Cubarsí, Aleix Garrido, Marc Guiu y Héctor Fort.


CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS

bottom of page