top of page

Oficial: ¡Dembélé ficha por el PSG!

El extremo francés ya es jugador del club parisino. El pasado jueves, el futbolista viajó a Francia para pasar el reconocimiento médico con la entidad de la capital y solo faltaba la firma del contrato. Así pues, con su traspaso se pone fin a un culebrón inesperado y cargado de polémica.


Parece increíble, pero es cierto; Ousmane Dembélé no jugará en el Barça esta temporada. Ya avisó Joan Laporta cuando la dirección deportiva negociaba la renovación del 'mosquito', advirtiendo de que el entorno del delantero era complicado. Tanto el atacante como los azulgrana parecían dispuestos a seguir de la mano prolongando su contrato, pero de nuevo el París Saint Germain vuelve a asestar un duro golpe en el seno culé.

En un primer momento, el galo parecía feliz por su situación en la plantilla: confianza del míster, apoyo de la afición, titularidad, buen rendimiento, proyecto deportivo prometedor y estado físico óptimo y sin lesiones. De hecho, le comunicó a Xavi que estaba implicado con el equipo y que quería ganar la Champions con el Barça. No parecía que los 50 millones de su clausula fueran un peligro y la directiva se mostraba tranquila.


Sin embargo, en una magnífica aunque cuestionable estrategia, Dembélé junto a Moussa Sissoko, esperaron hasta el último momento para pedir su marcha al PSG y, de ese modo, dejar sin margen de maniobra al FC Barcelona. Los blaugrana cobrarán tan finalmente 35,4 millones por su traspaso. Los 14,6 restantes se repartirán entre el futbolista y su agente. Una cantidad paupérrima en comparación al coste que supuso el ex del Borussia Dortmund, por el cual se invirtieron nada más y nada menos que 135 millones según Transfermarkt entre fijo y variables.


En 2017 llegaba al Barça con tan solo 20 años, con la intención de sustituir a Neymar y abandona el club después de generar controversia tanto dentro como fuera del césped. Cuestionado por sus continuas lesiones, las cuales le han privado de disputar un elevado número de encuentros. Criticado por sus faltas de disciplina siendo impuntual en algunos entrenamientos a causa de su afición a los videojuegos. Y por la irregularidad en cuanto a su rendimiento futbolístico, del cual se esperaba mucho más debido a su potencial.


La llegada de Xavi Hernández supuso un punto de inflexión tanto para Dembélé como para la afición, ya que el técnico catalán confió en él y sacó su mejor versión. En la rueda de prensa posterior al partido contra el AC Milan, el entrenador declaró su profunda decepción con el futbolista: "estoy un poco decepcionado, sí, pero nos dijo que ya habló con Luis Enrique y con Nasser Al-Khelaïfi y no hubo manera de convencerle, lo hemos intentado, pero la decisión estaba tomada. Yo lo veía tan feliz que no me lo esperaba".


Cuando parecía que el francés por fin se había ganado el cariño del barcelonismo, éste sale por la puerta de atrás. Si bien es cierto, que en París verá multiplicado su salario, se embolsará 20 millones más por la clausula pactada con el Barça y firmará un contrato de 5 años con el PSG.




CONTENIDO PROMOCIONADO

ENTRADAS RELACIONADAS

bottom of page